postheadericon La importancia del sueño

El sueño es uno de los elementos fundamentales de nuestras vidas.

Cada día son más las investigaciones de profesionales que confirman que dormir poco o mal es factor de riesgo y causante de una gran variedad de enfermedades o afectaciones de la salud. Tiene un impacto en el sistema metabólico y endocrino, y en el inmunológico.

La falta de sueño también puede favorecer la aparición de problemas cognitivos y aumenta la posibilidad de sufrir diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Algunas personas aseguran sentirse plenamente descansadas luego de dormir únicamente tres o cuatro horas. Eso no es sano y puede tener consecuencias a largo plazo. Las horas que se deben dormir dependen de muchos factores y la edad  de la persona.

La falta de sueño estimula el deseo de alimentos ricos en calorías, reduce el gasto energético y con ello el aumento del peso pudiendo llevar a la obesidad.

En el caso de los niños es de vital importancia que duerman las horas que les correspondan y que lo hagan de manera adecuada. Se sabe que la falta de sueño en ellos puede provocar deficiencia de crecimiento. Igualmente, las personas de la tercera edad deben descansar suficiente.

Día del Sueño

En el año 2008, la Asociación Mundial de Medicina (World Association of Sleep Medicine) creó el Día Mundial del sueño para llamar la atención de la población mundial sobre los diversos problemas relacionados con el sueño y ayudar a las personas que sufren trastornos asociados al sueño, acudan a especialistas y encuentre una solución.

La edición del año 2018 tiene como lema “Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida”, con el cual busca impulsar el equilibrio entre los compromisos que marcan la vida en la sociedad actual. Para la compatibilidad entre horarios de trabajo, de sueño y los horarios de actividad social.

¿Qué quita el sueño?

Algunas de las causas de trastorno o interrupción del sueño más comunes son

  • Calambres
  • Dificultades respiratorias
  • Analgésicos con cafeína
  • Toma de medicamentos como por ejemplo los antidepresivos
  • Movimientos en diferentes partes del cuerpo como brazos y piernas
  • Irse a la cama con preocupaciones o asuntos por resolver

Para dormir bien

Prestemos atención a las rutinas que mejoran y favorecen el buen descanso y el sueño diario.  Algunas de las recomendaciones para el descanso reparador son

  • Realizar caminatas o alguna actividad deportiva a diario
  • No tomar una cena abundante
  • Evitar el consumo de bebidas estimulantes
  • Establecer y respetar los horarios de sueño
  • Crear un ambiente para estimular el descanso

Foto: acunsa.es