postheadericon La Conjuntivitis

La conjuntivitis es una irritación o inflamación de la conjuntiva, que es la membrana entre la parte externa del globo ocular y el párpado interno.

Por lo general es causada por virus, bacterias o, es la consecuencia de una manifestación alérgica. Puede afectar a un ojo o ambos, y en ocasiones está acompañada de dolor de cabeza y fotofobia.

La conjuntivitis se puede contagiar de persona a persona, especialmente entre las primeras 12 horas y hasta cuatro días después de presentar los síntomas. Es altamente contagiosa y se transmite por contacto directo o indirecto de una persona infectada con las bacterias o virus que se encuentran en las secreciones del ojo. También se propaga a través de la tos o estornudos. No obstante, las molestias que causa, es curable y no suele presentar complicaciones mayores.

Las causas más frecuentes de esta inflamación pueden ser

  • Infección, que produce la llamada conjuntivitis infecciosa
  • Una reacción alérgica, que causa la llamada conjuntivitis alérgica
  • Un cuerpo extraño que irrite la conjuntiva, como una pestaña suelta, que ocasiona la llamada conjuntivitis irritante.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas propios de la conjuntivitis están

  • Ojos irritados o enrojecidos
  • Visión borrosa o nublada
  • Sensación de pesadez en los párpados
  • Formación de costras en los párpados
  • Secreción mayor a la frecuente
  • Picazón, ardor o sensación de dolor en los ojos
  • Aumento de la sensibilidad a la luz
  • Aumento de la producción lagrimal

¿Cuándo debemos acudir al médico?

Lo importante siempre es evitar la automedicación.

La persona debe acudir al médico una vez presente algunos de los síntomas, para asegurarse el diagnóstico adecuado y la medicación de acuerdo al tipo de conjuntivitis que presente.

Algunas de las recomendaciones ofrecidas por los Especialistas

  • Acudir al médico
  • No automedicarse
  • Cambiar a diario las fundas de las almohadas.
  • Mantener las manos limpias y desinfectadas
  • Evitar el maquillaje
  • No usar lentes de contacto. Si usa lentes convencionales, lavarlos a diario
  • Se aconseja proteger los ojos de manera especial con el uso de lentes para el sol
  • No tocarse ni frotarse los ojos
  • Administrar el colirio de forma tal que no haya contacto entre el líquido y el ojo, y para no contaminar el medicamento
  • Evitar el contacto con niños y personas mayores