postheadericon Enfermedad inflamatoria pélvica

 

¿Qué es la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)?

La enfermedad inflamatoria pélvica es causada por un tipo de bacteria, con frecuencia el mismo tipo responsable de varias enfermedades sexualmente transmitidas, como la gonorrea y la clamidia. En algunos casos, menos frecuentes, la EIP se desarrolla de una bacteria que ha viajado a través de la vagina y del cervix por medio de un dispositivo intrauterino (DIU).

La EIP puede afectar el útero, las trompas de Falopio, y/o los ovarios. Puede llevar a formar adhesiones a la pared pélvica y al tejido cicatrizante que se desarrolla entre los órganos internos, causando dolor pélvico continuo y la posibilidad de un embarazo ectópico (el óvulo fertilizado se implanta afuera del útero). Si no se trata, puede producir infertilidad (incapacidad para concebir hijos).

De hecho, la EIP actualmente es la mayor causa de la infertilidad femenina. Si no se trata, puede también llevar a la infección crónica. Además, si no se diagnostica lo suficientemente pronto, puede progresar a peritonitis e inflamación de las paredes abdominales y de la cavidad pélvica (pelviperitonitis).

 

¿Quiénes tienen riesgo de desarrollar la enfermedad inflamatoria pélvica?

Aún cuando mujeres de todas las edades pueden desarrollar EIP, las mujeres sexualmente activas entre los 17 y los 31 años de edad tienen un mayor riesgo de adquirir la enfermedad a través de las bacterias transmitidas sexualmente. Las mujeres que usan dispositivos intrauterinos tienen mayor el riesgo.

 

¿Cuáles son los síntomas de la EIP?

Dolor difuso y sensibilidad en el bajo vientre. Dolor pélvico. Aumento en el flujo vaginal de olor fétido. Fiebre y escalofríos. Nausea y vómito. Dolor durante las relaciones sexuales, en la penetración profunda.

En los casos leves los síntomas pueden ser escasos para que la afección pase desapercibida, sin diagnóstico.

 

¿Cómo se diagnostica la EIP?

Además de una historia médica completa, un examen físico y pélvico, los procedimientos de diagnóstico para la EIP pueden incluir:

  • El examen microscópico de las muestras de la vagina y el cuello uterino.
  • Exámenes de sangre.
  • La Citología (Papanicolaou).
  • El Ecosonograma: Técnica de diagnóstico por medio de imágenes, que usa ondas sonoras de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos.
  • La Laparoscopía: Procedimiento quirúrgico menor en el cual un laparoscopio, que es un tubo delgado con un lente y una luz, es insertado dentro del abdomen a través de una microincisión en la pared abdominal. Usando el laparoscopio para ver dentro del área pélvica, el médico puede determinar el estado de los órganos genitales internos.
  • La Culdocentesis: Procedimiento en el cual una aguja se inserta dentro de la cavidad pélvica a través de la pared vaginal para obtener una muestra de pus.

 

Tratamiento para la EIP:

El tratamiento para la EIP usualmente incluye los antibióticos orales, particularmente si hay evidencia de gonorrea o de clamidia. En casos de infección severa, puede requerir hopitalización para administrar antibióticos por vía intravenosa. Ocasionalmente es necesaria la cirugía.
El texto de este capítulo es colaboración del Dr. Alfredo Díaz Bruzual