postheadericon Cáncer de ovario

 

¿Qué son los ovarios?

Los ovarios son los órganos reproductores femeninos localizados en la pelvis. Hay dos de ellos,
uno en cada lado del útero. Los ovarios producen óvulos y las hormonas femeninas estrógeno y progesterona. El estrógeno y la progesterona controlan el desarrollo de las características del cuerpo femenino (por ejemplo, los senos, la silueta del cuerpo y el vello corporal), y regulan el ciclo menstrual y el embarazo.

¿Qué es el cáncer del ovario?

El cáncer del ovario es una enfermedad en la cual células malignas se encuentran el ovario. Hay tres tipos de tumores en los ovarios, llamados de acuerdo al tejido en el que se encuentran; estos son:

Quistes (tumor) epiteliales: Formado por células que cubren la superficie del ovario. La mayoría de estos tumores son benignos. Sin embargo, algunos pueden transformarse en cáncer epitelial del ovario. Este tipo de cáncer representa 85 a 90 por ciento de los casos de cáncer del ovario.

Tumor de células germinales: Es el cáncer formado por células embrionales que forman el óvulo en el ovario.

Tumor de células estromales : Formado por células del cuerpo del ovario y que producen hormonas femeninas.

 

 

¿Qué es el carcinoma peritoneal primario extraovárico?

El carcinoma peritoneal primario extraovárico es un cáncer estrechamente relacionado con el cáncer epitelial de ovario. Aparece fuera del ovario en el peritoneo, que es la membrana que recubre los órganos dentro del abdomen.

Debido a que se presenta fuera del ovario, las mujeres que han sido sometidas a una extirpación de los ovarios pueden igualmente desarrollar este tipo de cáncer. Es menos frecuente, y puede parecerse al cáncer de ovario en cuanto a los síntomas y también puede causar un aumento en el marcador de tumores CA-125.

El tratamiento es similar al del cáncer de ovario y comprende cirugía y quimioterapia.

¿Qué causa el cáncer de ovario?

Aún se desconoce la causa del cáncer de ovario. En los Estados Unidos, para el año 2006, se encontraron más de 20.000 casos. El cáncer de ovario representa casi el 3 por ciento de todos los cánceres entre las mujeres y es el segundo entre los cánceres ginecológicos.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de ovario?

La causa del cáncer del ovario es desconocida, pero hay ciertos factores de riesgo que indican un aumento en la probabilidad de una mujer de desarrollar cáncer del ovario.

Los siguientes son factores de riesgo del cáncer de ovario:

Menarquia precoz: Los períodos menstruales comienzan a una edad precoz,  antes de los 12 años de edad.
Menopausia tardía (después de los 52 años de edad)
Cincuenta años de edad o más.
Terapia de reemplazo hormonal. Algunos estudios han sugerido que las mujeres que utilizan terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia pueden tener un riesgo levemente mayor de cáncer de ovario.
Infertilidad (imposibilidad de quedar embarazada)
Tener el primer hijo después de los 30 años
Antecedentes personales de cáncer de seno o de colon
Antecedentes familiares. Los familiares de primer grado (como madre, hija, hermana) de una mujer que ha padecido cáncer de ovario presentan riesgo de desarrollar la enfermedad. El riesgo aumenta si dos o más de los familiares de primer grado han padecido cáncer de ovario. Los antecedentes familiares de cáncer del seno o de colon también se asocian con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

¿Cómo se puede prevenir el cáncer de ovario?

Las medidas preventivas que se sugieren son las siguientes:

Una dieta saludable (alta en frutas, vegetales, granos y baja en grasa saturada).
El uso de píldoras anticonceptivas.
El embarazo y la lactancia (o dar del pecho).
La extirpación de los ovarios.
Los estudios de investigación han demostrado que ciertos genes son responsables de aumentar el riesgo del cáncer ovárico y de mama.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de ovario?

Los síntomas a veces no son  muy claros. Y cada persona puede experimentarlos de una forma diferente.

Puede sentir una incomodidad general en la parte baja del abdomen, incluyendo cualquiera y, o todos los siguientes:

Sensación de hinchazón o de estar abotagada.
Pérdida del apetito o la sensación de llenura, aún después de una comida ligera. Gases, indigestión y náusea.
Pérdida de peso.
Diarrea o estreñimiento, o la necesidad de orinar frecuentemente a causa del tumor que está creciendo, el cual puede presionar los órganos vecinos, como los intestinos o la vejiga.
Sangrado por la vagina.
En muchos casos, los síntomas pueden ser tan vagos que son ignorados fácilmente.

 

 

¿Cómo se diagnostica el cáncer del ovario?

El diagnóstico se hace por la historia clínica y un examen ginecológico completo que consiste en:

El Ecosonograma: Una técnica de imágenes que usa ondas sonoras para producir una imagen de los órganos abdominales en un monitor, como del útero, ovarios, el hígado y los riñones. Es un procediendo útil para ver el aumento de volumen del ovario tumoral.

La tomografía computarizada (TAC) Un procedimiento no invasor que toma imágenes seccionales cruzadas de los órganos internos; para detectar cualquier anormalidad que pudiera no aparecer en un rayo X corriente. El TAC puede indicar nódulos linfáticos agrandados , que es un signo de que el cáncer posiblemente se esté propagando o de una infección.

La Resonancia Magnética es también un procedimiento no invasivo, muy util para el diagnóstico.

Examen de sangre para medir una sustancia en la sangre llamada CA-125 , que es un marcador de tumor. Este examen se utiliza con mayor frecuencia para controlar la evolución del tratamiento que como prueba de detección, ya que algunos problemas que no son cáncer pueden provocar que este aumente.

La Laparoscopia permite ver los órganos dentro de la cavidad pelviana y tomar biopsias del ovario, si es necesario.

Tratamiento del cáncer del ovario:

El cáncer de ovario se puede tratar con cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación de tratamientos.

La cirugía para el cáncer de ovario puede incluir:

Salpingo-ooforectomía: Extirpación quirúrgica de las trompas de Falopio y de los ovarios.

Histerectomía: Extirpación quirúrgica del útero y vaciamiento de los ganglios linfáticos de la pelvis.

Quimioterapia: Uso de medicamentos para tratar las células cancerosas. En la mayoría de los casos, la quimioterapia actúa interfiriendo con la capacidad de crecimiento o reproducción de las células cancerosas. Distintos grupos de medicamentos actúan en forma diferente para combatir las células cancerosas. El oncólogo recomendará un plan de tratamiento para cada individuo.

Radioterapia: Uso de altas dosis de radiación para eliminar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. Hay dos formas de administrar la radioterapia:
Radiación externa: Tratamiento que administra altos niveles de radiación directamente a las células cancerosas. El radioterapeuta controla la máquina. Dado que la radiación se usa para eliminar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores, se deben usar protectores especiales para salvaguardar el tejido que rodea la superficie a tratar. Los tratamientos con radiación son indoloros y, generalmente duran unos pocos minutos.

Radiación interna (Braquiterapia = implante de radiación): Se administran semillas de materiales radiactivos dentro del cuerpo tan cerca del cáncer como sea posible. En algunos casos, se utiliza un tratamiento llamado terapia de radiación intraperitoneal. A través de un catéter se administra un líquido radioactivo en el abdomen.

Otro tratamiento para el cáncer de ovario es la Quimioterapia Intraperitoneal. Este tipo de quimioterapia se administra directamente en el abdomen a través de un catéter que se introduce dentro del abdomen. Se han realizado varios ensayos clínicos que han demostrado los beneficios de este tipo de tratamiento con quimioterapia, pero no se utiliza con frecuencia.

 

 

El texto de este capítulo es colaboración del Dr. Alfredo Díaz Bruzual