postheadericon Hernias

 

Acerca de la reparación de la hernia


¿Cuándo necesita Ud. una operación?

La hernia ocurre cuando un pequeño saco que contiene tejido, protruye a través de una abertura
en los músculos de la pared abdominal. El nombre técnico de la operación que repara la hernia es Herniorrafia.

Le explicaremos:

Por qué puede Ud. necesitar una reparación de hernia.
Las formas en las cuales puede ser corregida quirúrgicamente la hernia.
Cuáles serían las expectativas antes y después de la operación.
Recuerde, a pesar de lo frecuente de la reparación herniaria (cerca de medio millón de operaciones
el año pasado en los EEUU), ninguna persona es igual a otra.
Las razones para y el resultado de cualquier operación dependerán de su estado general, su edad,
la severidad y tamaño de la hernia y de la fortaleza de sus tejidos abdominales.
Queremos ayudarle a comenzar a entender las bases de estos procedimientos quirúrgicos.

Lea este material cuidadosamente. Si Ud. tiene preguntas adicionales, puede discutirlas abiertamente con su médico.

Acerca de las hernias:

Una hernia se desarrolla cuando las capas más externas de la pared abdominal se debilitan,
se abomban o se rompen. El orificio en esta capa externa permite que la capa interna de la cavidad protruya y forme un saco. Cualquier parte de la pared abdominal puede desarrollar una hernia.
Sin embargo, el sitio más frecuente es la ingle. Una hernia en el área de la ingle es llamada hernia “inguinal”.

Las hernias inguinales constituyen el 80% de todas las hernias. En una hernia inguinal, el saco protruye hacia – y algunas veces dentro- del escroto. Aunque son más comunes en el hombre,
las hernias inguinales también ocurren en las mujeres.

Otro tipo de hernia se desarrolla a través del ombligo y es llamada hernia “umbilical”. Una hernia
que aparece protruyendo a través de una cicatriz quirúrgica o sitio de operación es llamada hernia “incisional”.

Una hernia “hiatal” se forma cuando la porción superior del estómago se desliza hacia el tórax
a través de la abertura normal por la cual pasa el esófago.

¿Quién desarrolla hernia?

La mayoría de las hernias inguinales en adultos ocurren por estiramiento de los músculos abdominales, debilitados por la edad o por factores congénitos. Los tipos de actividad asociados
con la aparición de una hernia inguinal incluyen:

· Levantamiento de objetos pesados
· Movimientos de torsión y estiramiento muscular súbitos
· Aumentos de peso marcados con incremento de la presión interior sobre la pared abdominal
· Constipación crónica, la cual produce estiramiento y forzamiento del abdomen durante la defecación
· Ataques repetidos de tos

Una hernia es llamada “reductible” cuando la masa que protruye puede ser empujada y colocada dentro de la cavidad abdominal. Si la hernia no puede ser llevada a la cavidad abdominal es llamada “irreductible”, “incarcerada”o “atascada”.

Los síntomas de las hernias inguinales son variables. Algunas veces se establecen gradualmente
y se manifiestan sólo por la presencia de un abombamiento a nivel de la 2 región inguinal. En otras ocasiones, la hernia puede ocurrir abruptamente con la sensación de “que algo ha cedido”.

Esta sensación puede estar acompañada de dolor o
molestia. Los signos y síntomas de la hernia inguinal pueden incluir:
· Abombamientos visibles en el escroto, ingle o pared abdominal
· Sensación de debilidad o presión en la ingle
· Sensación de ardor en el abombamiento
· Sensación de gorgoteo

En algunos casos, una hernia irreductible puede “pellizcarse” comprometiendo el riego sanguíneo
y el tejido se edematiza.

El empeoramiento rápido del dolor o la presencia de una masa dolorosa indica que la hernia se ha estrangulado. Cuando ocurre la estrangulación, el tejido puede morir rápidamente y sobreviene la infección.

En cuestión de horas, esta condición puede conllevar a un cuadro de emergencia que requiere atención médica inmediata.

Preparación para la operación:

A menos que la hernia esté estrangulada, la reparación herniaria es, típicamente, una operación electiva. Sólo Ud. puede decidir cuando llevarla a cabo. Sin embargo, Ud. debe tener en cuenta
que:

1.- La hernia no cura espontáneamente y
2.- El dolor puede aumentar en el área de la hernia, y ésta, usualmente, aumenta de tamaño
con el tiempo.

Antes de la admisión al hospital, se le harán exámenes de laboratorio de rutina, tales como Hematología, electrolitos y examen de orina. Su Cirujano puede desear estudios adicionales dependiendo de su condición y edad. Antes de la operación, Ud. Se colocará un gorro y una bata, recibirá sedación y se le tomará una vía venosa en su mano o antebrazo.

El procedimiento, generalmente, toma menos de 2 horas. Puede hacerse con anestesia local, regional (peridural) o general, dependiendo de su edad, su estado general, las preferencias
del cirujano y del grado de dificultad de procedimiento.

Cirugía ambulatoria:

A menos que exista alguna causa de cuidado, la reparación de la hernia puede hacerse de manera ambulatoria. El día de su operación, debe vestir ropas holgadas, de tal manera que después de la operación pueda vestirlas nuevamente con comodidad.

Generalmente, no debe comer en la mañana de su operación. Debe estar acompañado por un familiar o amigo que lo pueda conducir a su casa, y eventualmente acompañarlo durante la primera noche. En especial, si su habitación queda en un segundo piso, ya que puede tener dificultades para subir las escaleras.

Tipos de procedimientos:

Hoy en día, los Cirujanos practican una variedad de técnicas en la reparación de la hernia. Ud. debe conversar con su cirujano para determinar qué tipo de reparación será la más adecuada.

1. El método convencional. En este caso se hace una incisión sobre el sitio de la hernia. El tejido
que protruye es devuelto a la cavidad abdominal y el saco que se ha formado, es extirpado. El cirujano repara el defecto o la debilidad en la pared abdominal suturando el tejido fuerte sobre el defecto y,
a veces, colocando una malla de material sintético. Este es el método más común de reparación de
la hernia.

2. El método laparoscópico.

3. Técnica de la malla. Libre de Tensión. Para esta técnica se hace una incisión en el sitio de la hernia y se coloca un pedazo de malla para cubrir el área del defecto en la pared abdominal, sin suturar el tejido que está por encima. La recuperación es rápida y la posibilidad de recurrencia de la hernia
es pequeña. La malla es segura y generalmente bien tolerada por los tejidos naturales. Sin embargo, asegúrese de discutir este procedimiento con su cirujano y comprender cómo debe hacerse.

Las complicaciones son pocas:

Como con cualquier operación, pueden ocurrir infección y sangramiento. La mayoría de las veces, sin embargo, estos problemas son fácilmente manejables, sin necesidad de permanecer hospitalizado. Existe una ligera posibilidad de lesión intestinal o de vejiga durante la operación. La formación de tejido cicatrizal es otra posibilidad. Cualquier infección asociada con la operación debe ser tratada
con antibióticos, sin embargo, su uso de rutina no está indicado.

Recuperación:

La intensidad del dolor varía de paciente a paciente. También depende de la localización y tipo
de hernia, así como del tipo de técnica empleada para su reparación. Generalmente, si Ud. ha sido sometido a una reparación convencional, tendrá cierta dificultad para caminar durante las primeras horas del post-operatorio, y para subir escaleras en los primeros dos días. Debe tener cuidado durante el baño, para no mojar el sitio de la incisión. La actividad sexual, usualmente, es incómoda
la primera y segunda semana. Su cirujano le indicará que evite el levantamiento de objetos pesados, trotar o hacer ejercicios fuertes, dependiendo del tipo y grado de dificultad que tuvo la reparación.

Ud. podrá manejar en pocos días. Dependiendo de su ocupación, puede esperar un período de recuperación que va de 1 a 6 semanas.

La recuperación apropiada es tan importante como el procedimiento realizado.

Durante la fase de recuperación, tiene lugar la reparación. Mientras más suave sea su recuperación mejor será la posibilidad que la hernia no reaparezca. A pesar de todos los esfuerzos para minimizar la recurrencia, la reparación “perfecta” no existe. No obstante, el índice de recurrencia es bajo y se estima entre 1 y 5%.
Este articulo es colaboración del Doctor José López León