postheadericon En el cuidado de la salud del niño no hay tiempo para demorarse

El Pediatra es el médico que lleva el control del niño desde el momento de su nacimiento hasta el final de la pubertad, aún estando éste perfectamente sano, y es un especialista crucial en la evolución de esa nueva vida, al tener la labor de seguir el curso de su correcto desarrollo así como de detectar y diagnosticar insuficiencias, condiciones, enfermedades o daños de forma temprana y precisa, para revertir o atender prontamente.

En el marco de esta fecha que se celebra en nuestro país cada 20 de enero desde 1939, cuando se creó la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, entrevistamos a uno de los especialistas más reconocidos y de gran experiencia en Policlínica Metropolitana, como es el Dr. Rosendo Ardila Romero, médico pediatra con postgrado en neumología y terapia intensiva neonatal.

Para este profesional que ha dedicado su vida al cuidado de los niños, existen 5 periodos o fases clave en las cuales interviene el pediatra: Recién Nacido (hasta las 4 semanas), Lactante (1 hasta 12 meses de vida), Preescolar (de 1 a 6 años), Escolar (de 6 a 12 años) y Adolescente (de 12 a 18 años), de tal manera que se constituye en un especialista que va a acompañar al niño por un largo período y además, atravesando todo un proceso evolutivo del cual va a depender también su salud en la adultez.

-La lactancia materna y el control pediátrico hacen del niño, un adulto sano- enfatiza el Dr. Ardila-. Esto es crucial y representa la base de la atención al niño: una correcta alimentación y un seguimiento médico regular y adecuado, son indispensable. En la asistencia médica a todo niño –agrega-, bien sea durante el control, en procesos de enfermedad, o cuando incluso se presenten síntomas de alerta, no hay tiempo que perder ni tampoco razones para demorarse en buscar asistencia médica.

Afortunadamente destaca el Dr. Ardila, las madres venezolanas llevan frecuentemente a sus hijos al pediatra, y además cuentan con mucha participación de las “abuelas”, quienes son una excelente fuente de información y de consejos.

Para el Dr. Rosendo Ardila decidirse a ser pediatra fue una definición profesional muye bien pensada, y que se derivó tanto de explorar varias especialidades, como de encontrar en sí mismo una gran vocación:

-Pensaba inicialmente “¡Que no me gustaba la pediatría!” y entonces mis rotaciones fueron por otros sitios, pero al final de mis dos años luego de egresar de la Escuela de Medicina, concluí definitivamente que era la especialidad a la cual me iba a dedicar toda la vida. Dije entonces “Me gusta la pediatría” y, eso fue lo que hice “¡Ser pediatra!”.

El Dr. Rosendo Ardila Romero, médico pediatra con postgrado en neumología y terapia intensiva neonatal, junto a su paciente Emma Saray, una bebe nacida prematura que evolucionó satisfactoriamente.

El Dr. Rosendo Ardila Romero, médico pediatra con postgrado en neumología y terapia intensiva neonatal, junto a su paciente Emma Saray, una bebe nacida prematura que evolucionó satisfactoriamente.

El pediatra es un médico internista pero para niños, cuyo objetivo o propósito es estudiar sistemáticamente al niño y, de ser necesario, referirlo a algún colega para abordar cualquier situación particular. El éxito de la medicina que es curar al paciente –destaca el entrevistado- es saber siempre anticiparse, trabajar en equipo con los otros especialistas, y profundizar el conocimiento:

–En mi caso yo hice pediatría, después me especialice en enfermedades respiratorias de los niños (neumología) y después quise ir más allá y estudie neonatología (Terapia Intensiva del Recién Nacido) que considero es lo que más me gusta y lo que más manejo.
Las enfermedades más comunes en los niños son las respiratorias y las gastrointestinales (diarreas), debido a que los niños tocan todo y se llevan todo a la boca, de aquí la gran importancia de su alimentación.

Para el Dr. Ardila todo comienza con la leche materna, que debe ser a su juicio el único alimento durante los primeros 6 meses de vida, y que va tanto a fortalecer las condiciones físicas del bebé, como a blindar su sistema inmunológico: Tiene un alto contenido en proteínas y es el alimento perfecto para satisfacer las necesidades nutricionales del recién nacido; proporciona gran cantidad de defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de su propio sistema inmunológico; tiene un efecto laxante y se digiere fácilmente; reduce la predisposición a enfermedades respiratorias; previene las alergias; disminuye el riesgo de desarrollar obesidad, y crea un fuerte vínculo entre madre-hijo.

Luego de los primero seis (6) meses de vida comienza el proceso de la ablactación, es decir “el destete”, que no es más que ir introduciendo otros alimentos a la dieta del bebé. Lo ideal es que el niño se vaya acostumbrando a un horario de comidas que va a tener en su vida, es decir tres comidas principales y dos meriendas y se realiza de la siguiente manera, explico el Dr. Ardila:

•Se introduce a la dieta del bebé primeramente las frutas y vegetales, por color y nada de cítricos.

•Posteriormente la carne y el pollo, progresivamente realizar los colados, se empiezan a realizar los semisólidos, papillas, arepa con queso rallado.

•A los nueve (9) meses se introducen los granos.

•Y al llegar al año de vida, finalmente se introduce los huevos, pescados, frutas cítricas y leche completa.

El médico pediatra comentó que las alergias más comunes en los niños son las que tienen que ver con la parte respiratoria, es por esta razón que se debe evitar que el bebé se desarrolle en un espacio donde haya humedad, moho, ácaros de colchones, polvo, perfumes, humo de cigarrillo, o pelo de mascotas, todos estos factores contribuyen a generar alergias en el niño y puede causar sinusitis, bronquitis, o asma bronquial y afectarlo a lo largo de toda la vida.
Finalmente el Dr. Ardila brindó varias recomendaciones en el marco de la celebración del Día del Pediatra, que en su opinión, se deben tener en cuenta para el mejor desarrollo de la vida del bebé y las madres:

•La lactancia materna es el mejor alimento y es la manera más económica y saludable de alimentar al niño, además de reforzar todo el sistema inmunitario; previene enfermedades gastrointestinales, diarreicas, respiratorias y hasta diabetes en el inicio de la juventud.

•La consulta prenatal es sumamente importante para los padres, la cual es el camino para detectar a tiempo posibles enfermedades asociadas con un mal resultado reproductivo, evitando problemas y riesgos en el embarazo, ayudando a la mujer a prepararse adecuadamente, involucrando a la familia, y permitiendo que cada nacimiento cuente con los cuidados fundamentales a la madre y a su hijo.

•El control durante el embarazo es sumamente importante, es por ello que las madres deben asistir a su ginecobstetra para atacar a tiempo cualquier anomalía que se desarrolle durante el embarazo.

•Acudir al especialista ante cualquier patología o cambio que presente el bebé.